Diego Rodríguez Granda
@diegoelfisio

El tema sobre el que vamos hablar hoy es las lesiones de los isquiotibiales.


Por hacer una breve introducción, hemos de decir que este grupo muscular está formado por el semimembranoso y semitendinoso, que llegan a la tibia, y el biceps femoral, que llega al peroné. La función principal de los mismos es la flexión de rodilla y la extensión de cadera.


Esta musculatura tiene una alta incidencia de lesiones en atletas, principalmente en disciplinas explosivas. Creo que todos los aficionados tenemos grabada la imagen de toda una leyenda como Usain Bolt en su última carrera tirándose al suelo y llevando su mano a la parte posterior de su muslo.


A groso modo, las dos lesiones principales que podemos encontrar en los isquios son contracturas y roturas musculares. Cuando hay una rotura, el paciente manifiesta una sensación de pinchazo al realizar un movimiento explosivo, que genera una imposibilidad inmediata para continuar con la actividad. En la contractura, el atleta nos cuenta que notó una sensación de sobrecarga en la zona, la cual fue en aumento gradual hasta resultar limitante o, incluso, impeditiva. Mediante una buena exploración clínica y una imagen de ecografía, podemos realizar el diagnóstico diferencial y concer el alcance de la lesión.


Respecto al tratamiento, en el caso de la contractura debemos de relajar las fibras lesionadas mediante masajes y estiramientos de la zona, mientras que, en la rotura, debemos favorecer una buena cicatrización con láser de alta potencia, EPI ecoguiada en la rotura y radiofrecuencia. Pero lo más importante en la rehabilitación de estas lesiones es un buen programa de fuerza, individualizado a cada atleta. Esto consigue reducir el número de recaídas de manera significativa.

"La lesión en la musculatura isquiotibial es muy frecuente en los atletas... sobre todo en las disciplinas explosivas... Las dos lesiones principales de este tipo son las contracturas y las roturas musculares"

DEJA TU COMENTARIO: