ENTRENAMIENTO:
'TEMPO RUN', ROMPIENDO EL UMBRAL

Previamente hemos hablado de ritmo continuado a ritmo de maratón, de ritmo continuado a ritmo umbral y del ritmo progresivo entre uno y otro. Ahora vamos a romperlo, vamos a ir a un ritmo en torno al 100-102% del ritmo umbral, es decir, un poco más rápido. ¿Qué buscamos con esto? Más volumen de entrenamiento y poder ir a mayor velocidad. Las pequeñas pausas (del 'tempo run') lo que hacen es que consigamos mantener los niveles de lactato en unos parámetros similares, porque, al final, el lactato lo que marca es un poco lo que está pasando dentro de nuestro cuerpo, es el indicador que utilizamos, básicamente porque sabemos medirlo, tiene una correlación en cuanto a que la cantidad de lactato nos dice cosas que pueden estar pasando en nuestro cuerpo, pero no es el culpable. Todo el mundo le echa la culpa al lactato y no es el culpable, hay otras cosas que están pasando dentro del cuerpo, lo que ocurre es que casan muy bien con el nivel de lactato en sangre esas cosas que están pasando, y el mantener en unos parámetros controlados el nivel de lactato, o en unos parámetros similares a cuando hacemos un entrenamiento continuo, quiere decir que estamos generándole al cuerpo un estrés similar, solamente que somos capaces de mantenerlo durante más tiempo.

Por ejemplo, si en vez de hacer un ritmo controlado de 15 minutos seguidos, cogemos 15 minutos y los fraccionamos en tramos de 5 o en tramos de 3, con recuperaciones muy cortitas, de 30-40 segundos, incluso un minuto, dependiendo también de la velocidad, pues podemos conseguir mayor volumen de trabajo a mayor intensidad. Y lo mismo que muchas veces lo que intentamos es empujar el techo hacia arriba, realizando trabajos a ritmos muy próximos al umbral, podemos tirar también del techo desde arriba, realizando ritmos un pelín más rápidos que el umbral. Esto es aplicable a todos los ritmos de competición.

Estas 'particiones' no solamente son aplicables a tramos largos. Es decir, podemos hacer ritmos umbral incluso con series de 100. Sí a una serie de 100 a ritmo de 1500 le damos una recuperación muy corta, consiguiendo picos poco a poco, conseguiremos que haciendo muchas series de 100 con recuperaciones cortas tengamos también este efecto de estimular el entrenamiento umbral. O sea, no casemos distancias e intensidades con un tipo de entrenamiento, si jugamos con la densidad o con la cantidad de series, y con la recuperación, podemos conseguir efectos muy distintos a los esperados con series muy diferentes. Estos son entrenamientos que van muy bien, por ejemplo, para árbitros o para opositores, porque consigues trabajar, a ritmos muy específicos, cualidades que les van a venir bien para otras cosas. Pero siempre trabajando a ritmo específico.

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!