ENTRENAMIENTO:
DE VUELTA A LOS ENTRENAMIENTOS

Estamos en esa época del año en la que hay gente que ya acabado la temporada mientras que otros están a punto de empezar y, en general, ya se acerca ese momento de volver a retomar la actividad. Es una época para varias cosas, por un lado disfrutar y por el otro aburrirse. Es una época de extremos. No tenemos que cumplir ni con kilómetros determinados ni con ritmo determinados, y eso da un poco de ventaja a la hora de tener esa capacidad de disfrutar del entrenamiento un poco libres del yugo del GPS, de los ritmos, de las pulsaciones, etc.... pero también es una época para aburrirse porque el trabajo que nos va a 'dar de comer' durante la parte importante de la temporada es ahora cuando se tiene que hacer.

Empezar solamente a correr en esta época sería un error. Es cuando son importantes también otros pequeños detalles. Por ejemplo, yo soy muy amante del trabajo de fuerza, del trabajo preventivo y del compensatorio. Es el momento de empezar a construir unos pilares fuertes que sustenten el trabajo que vamos a hacer durante el resto de la temporada, y es el momento de empezar a pulir esas pequeñas cositas que durante el año muchas veces pensamos 'en este momento de la temporada no me viene bien hacer esto, es muy engorroso...'. Hay que perder kilómetros ahora, al principio, para ganar horas de trabajo de base, de fortalecimiento general y de trabajo preventivo en esas cosas que sabemos, ese tendón de Aquilés qué nos da siempre problemas en los momentos cruciales, cuandoe estamos más en forma, esa rodilla que no acaba de funcionar bien cuando ya llevamos mucha carga acumulada. Es el momento de apuntalar.

Esas serían las dos vías a las que agarrarse en este momento y, sobre todo, el consejo fundamental es 'tener claro hacia dónde vamos'... pero a dónde vamos no dentro de un mes, a dónde vamos con nuestra temporada. Empezar con las ideas claras y olvidarnos del dorsal ahora, al principio. Volvemos, y queremos volver cómo habíamos acabado la temporada y entonces empezamos y dentro de quince días hay una carrera y ya queremos ir... no, hay que empezar y ver a dónde vamos... ¿dentro de tres meses a tal sitio?... pues vamos a trabajar ahora en estos dos extremos que hemos comentado para que dentro de tres meses, cuando estemos en las semanas previas, no haya ningún problema. No tengamos prisas por el dorsal, el dorsal es lo último en lo que deberíamos de pensar ahora.

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!