MARCA RUNNER ASTURIAS #028
JOSÉ ÁLVAREZ GARCÍA
'PEPÍN TEVERGA'

José Álvarez García, más conocido por ‘Pepín Teverga’, es todo un referente atlético a nivel asturiano y nacional, tanto cómo atleta cómo en su faceta de entrenador durante muchos años en la Universidad de Oviedo y en la selección española. ‘Pepín’, ¿cuántos años tienes y cuantos has dedicado al atletismo?

Yo tengo 76 años y dedicados al atletismo 49

¿Lo de Teverga te viene por haber nacido allí?

Sí, yo nací en un pueblo de Teverga, a la falta de la Peña Sovia, que se llama Sobrevella y dónde no había carretera, no había agua corriente en las casas, por lo tanto no había cuartos de baño, lógicamente… y yo todavía hoy me preguntó por qué fui atleta… y en aquel momento fui atleta de un nivel aceptable. De hecho fui campeón de Asturias de 3000 metros obstáculos diez años. Me trajeron para Oviedo, que en la Universidad estaba de director Manolo García, que para mi fue un adelantado durante muchos años al deporte, dos señores: Jesús Méndez y Luis Fernández

¿Porque te vieron corriendo por Teverga?

No, en Oviedo, y luego me llevó Manolo para la universidad y estuve 42 años en la universidad… hice el curso de entrenador nacional, fui entrenador nacional diplomado, que en aquel momento éramos siete en España, porque además de sacar el curso había que hacer una tesis y tener un grupo de diez atletas con marcas de una cierta especialidad. Por ejemplo, yo lo hice, raro en mí, en el grupo de velocidad, de 100, 200 y 400. Estuve bastante vinculado con la Federación Española, fui internacional como entrenador bastantes veces, fui a muchas concentraciones con el equipo nacional, con el centro de perfeccionamiento… yo estaba dentro del grupo de perfeccionamiento y andábamos por toda España. Hacíamos tres concentraciones al año, en Navidad, en Semana Santa y por el verano... más las concentraciones del equipo nacional, que por el invierno íbamos a entrenar a Maspalomas, en diciembre o en enero, durante veinte días o así. También estuve en un grupo de cuatro entrenadores que había un intercambio con Francia. Venían cuatro entrenadores franceses al INEF de Madrid e íbamos cuatro españoles al INSEF de Francia.

¿Y cómo atleta qué distancias eran las tuyas?

Yo fondo, 1500, 3000, 5000 y cross. Corrí muchas veces el cross nacional de Navidad en Avilés, la afición era increíble, era un espectáculo… las gradas del Suárez-Puerta lleno de gente, y había gente de varios sitios de Asturias que iban a ver el cross nacional de Navidad. Pasaba gente muy buena, cómo Sagrado, cómo Carlos Pérez, mucha gente importante

¿El atletismo en esa época tenía más relevancia que ahora?

Yo estoy apartado, ahora no te lo puedo decir, pero yo diría que sí, había mucha afición, muchos trofeos, las casas comerciales se volcaban.

Cómo atleta ¿Cuántos años estuviste?

Catorce años.

¿Y luego ya cómo entrenador?

En la Universidad, que es en el único sitio que estuve, treinta y cinco.

O sea que sobre todo tenemos tu faceta de entrenador, ¿eres más conocido cómo entrenador que cómo atleta?

Sí, porque (cómo entrenador) fui varias veces a campeonatos del mundo universitarios, la Universidad de Oviedo ganó muchos campeonatos universitarios, estuvimos en División de Honor varios años… teníamos becas de alojamiento y, en mi opinión, la Universidad de Oviedo hizo mucho por el atletismo asturiano.

Entre los atletas que has entrenado está Juanín Puerta

Sí, Juan al final, cuando quedó campeón del mundo, estaba ya con David Méndez pero sí, entrenó muchos años (conmigo)… de hecho fui el que lo llevó para allí, le dimos la beca y demás… conmigo estaría, no sé, diez o doce años.

Cuando fallece Juan (en accidente de tráfico) es el peor momento de tu etapa de entrenador…

Sí, tremendo… me costó mucho trabajo… no lo asimilé. Yo iba al parque de invierno a caminar, porque vivo cerca del parque de invierno, en Oviedo, y lloraba cómo un niño… es que se crió con nosotros, no era familia consanguínea pero era familia. A los atletas se les exige mucho, entonces también los quieres mucho, lógicamente, porque, sobre todo, si cómo personas responden pues ¿cómo no los vas a querer?

Al final tienes que darles caña, el tío de Rafa Nadal, la caña que le dio desde pequeño fue bestial…

Claro, sí no hay orden y no hay trabajo no hay progreso, eso está claro. Entonces, éramos exigentes trabajando y hubo muchos resultados. Yo, concretamente, entrené a veintiocho atletas que fueron internacionales

¿Le echabas muchas broncas a (nuestro colaborador en el programa) Marcos Peón?

¡Ni la mitad que al velocista que él y yo sabemos! (risas)… Hombre, por ejemplo, qué en una liga de clubes haces recomendaciones y demás… y que te hagan dos salidas nulas, eso te desgracia. Y ya en el relevo ponía a alguien, a alguno de los técnicos que iba, en la última posta para controlarle que no se marchase (risas)… Broncas se las echaba mucho también a Yago Lamela, cuando no olvidaba las zapatillas olvidaba el dorsal… bueno, bueno… ¡era tremendo! Al final, entre los amigos ya intentaban arreglarlo para no decirme que había olvidado algo (risas)… pero una de las mayores (broncas) fue a Moisés Fernández, un atleta de 400, que fue campeón nacional, en el 4x400, muchas veces… y en un campeonato de clubs, en Coruña, en la séptima valla la pasa por fuera y, claro, llega primero a la meta (risas)… que, en mi opinión, hubiese ganado igual… y directamente se marchó para el almacén del material de la pista… a esconderse (risas). Todavía lo recuerda ahora, que es inspector de policía en Barcelona, y cuando viene a Asturias me lo recuerda mucho… ¡la que le cayó! (risas) no está en los escritos… es que si no pones un poco de orden… éramos estrictos en el horario, en la vestimenta, la comida…

Alguna bronca hubo por comer más de la cuenta en los buffets libres del desayuno…

¡Claro! (risas) Cuando la competición es por la mañana yo les decía a los hoteles que no hubiese buffet, porque la experiencia te dice que se estropean las carreras por culpa de comer demasiado (risas)… en los hoteles te lo ponen tan bonito, tan guapo… que siempre comes un poco más de lo debido.

Esto del atletismo te ha permitido conocer mundo, conoces más de ochenta países

Sí, muchos, he tenido la suerte, y no solamente con el atletismo. Al estar soltero, y económicamente me defendía, pues he ido a más de ochenta países, que ya son países… y en algunos varias veces, claro.

Y de todos esos que conoces ¿cual es el que más te ha llamado la atención?

La India… cuando vienes de la India piensas diferente… por paisaje, Noruega… un país cómo si estuvieras casi en otro planeta es Indonesia…

¿Y desde el punto de vista de cómo tratan el deporte?

Los países balcánicos, tienen una educación física, de lo que yo conozco, la mejor. Y cuando los atletas no podían cobrar, yo iba con José Luis González, con Abascal, Trabado, Alonso y demás, a mítines por Europa. Cuando se terminaba la competición, yo me ponía a la cola para que el organizador me diera los sobres y luego yo entregárselos a los atletas. Y de más países me gusta mucho, que estuve cuatro veces, Argentina, porque tiene todo, desde clima subtropical hasta estar, en Usuaia, más cerca del polo Sur que de Buenos Aires.

Una de las chicas que ha entrenado contigo es Itziar Méndez, que es seguidora nuestra y nos manda saludo, seguro que estará escuchando...

Yo la aprecio mucho porque fue de niña por allí… luego, bueno, ella tomó el atletismo a su manera…

Es muy buena gente pero deportivamente muy anárquica…

Digamos que incontrolable en ese sentido (risas)

O sea, que podría estar más arriba si se lo tomase más en serio

Itziar sería buena en cross, porque es muy fuerte, pero es incapaz de tener un entrenamiento riguroso.

La bronca hoy para Itziar (risas) ¡eso te pasa por saludar! (risas)… ¿Y cómo ves ahora todo este fenómeno del ‘running’?

Yo lo veo bien porque todo lo que sea atletismo es importante. Sería muy importante que en los centros de enseñanza se trabajase deportivamente más serio, yo creo que no se está haciendo, pero es importante porque se habla de atletismo, los padres (que hacen running) seguro que van a inculcar a sus hijos que hagan deporte… y todo lo que sea eso es importante.

¿Y qué consejo le darías a la gente que empieza ahora a hacer running?

Lo primero, en mi opinión, un reconocimiento médico. Lo segundo, que se asesorase de alguien técnicamente, que no basta con mirar por internet, qué no siempre lo que miras en internet es válido, y que sea muy cauto y tenga paciencia… y, a ser posible, que compre unas zapatillas aceptables, eso es importante porque evitará muchos problemas de lesiones.

¿Y lo de hacer trampas? Esa gente que ataja para decir que hizo una maratón… pero no la hizo...

¡Eso es anti-todo! Un inglés de la época (de ‘Carros de Fuego’) lo vería cómo un pecado mortal.

¿Y del doping?

Yo de eso no quiero hablar, porque eso no es deporte ni es nada… entró el dinero y entró el doping y eso es matar al deporte totalmente. Yo concibo el deporte tipo inglés, en ese sentido de ir a pasarlo bien… y luego, si ganas, mucho mejor.

¿Y en general cómo ves el deporte ahora?

Yo estoy apartado, veo muy poco, sigo algo por internet… cuando el Universidad de Oviedo subió ahora, en Zaragoza… en esas cosas me fijo, pero no voy a ver las pruebas, porque fueron tantos años que siento una nostalgia tremenda.

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!