MARCA RUNNER ASTURIAS #022
ANA CRISTINA AGUADO, CAMPEONA DE EUROPA CARRERAS DE MONTAÑA

Ana Cristina Aguado es una corredora veterana que el pasado fin de semana quedó segunda en el trail del Picu Pienzu, hace poco ganó el kilómetro vertical del Campeonato de España y también triunfó en el Campeonato de Europa de carreras de montaña en su categoría. Ana, ¿Cuanto tiempo llevas corriendo?

Yo empecé a correr cuando iba al instituto femenino de Oviedo, con diez años. Empecé allí con ellos, con el equipo femenino, y después fui con el CAU que entrenaba Pepín Teverga, hasta que empecé en la facultad y lo dejé. Pero después lo volví a retomar. Siempre corrí, hice cosas mientras tanto, pero volví otra vez en Nembra, que es dónde trabajo. Hicieron una carrera de montaña, me apetecía, la corrí, ví que acabé y me encontré muy bien y me empecé a meter por las carreras de montaña.

Así que empezaste de joven con el asfalto y el atletismo y después lo retomas unos años después...

...unos años... ¡cuarenta años!

¡¡¡Cuarenta años después!!! ¿Hasta que años estuviste compitiendo previamente?

Hasta los dieciocho o diecinueve, lo dejé porque no podía correr más, había otras prioridades, la facultad, las clases...

No veías forma de compaginarlo... y cuarenta años después hay una carrera en Nembra y vuelves...

Tenía ganas, me apetecia... pero empiezas que si oposiciones, críos, una cosa y otra... parecía que nunca encontraba el momento. Y (en Nembra) lo tenía ahí al lado, toda la gente animándome y empecé (otra vez) allí.

Y empezaste en la montaña y desde ese momento ya no paraste ¿siempre en montaña o haces algo de asfalto?

No, hice asfalto, hice ruta, participé en campeonatos de España de diez mil, en cross, cross hago todos los años... pero principalmente montaña.

Es lo que más te gusta y disfrutas, con el ambiente que hay...

Sí, completamente distinto, cambia mucho del asfalto...

...y el pincheo del final (risas)

¡Eso lo mejor de todo! (risas)

¿Cómo es el ambiente ahora en la montaña?

Aquí no es como en otros deportes, que si eres del Oviedo o del Gijón o del Avilés... aquí somos todos como una familia. Yo la verdad es que me encuentro muy a gusto, me animan todos. Me encuentro a los chavales y me dicen 'venga Ana, pégate a mi que te ayudo a subir... que bajamos...', un compañerismo exagerado y muy buena gente.

Tú además eres súper conocida dentro del mundillo, todo un referente, quien no conoce a Ana Cristina es que va poco por la montaña. ¿Y a tu marido, Jorge, lo metiste tú a correr?

Sí, el siempre hizo artes marciales y empezó conmigo en las carreras. Ya que me tenía que esperar allí me dijo 'que más me da correr por otro sitio que contigo' (risas).

Tiene razón, mejor que estar esperando ¿vais juntos siempre?

No, cada uno va a su ritmo, pero procuramos entrenar por allí, por donde casa, los dos juntos.

¿Y al final quien espera por quien? ¿Tú por él?

Depende (risas)... pero si no fuera por él tampoco podría entrenar y hacer todo esto que estamos haciendo.

¿Cómo entrenas?

Normalmente por las tardes. Llego a casa después de comer, allí vivimos en un pueblo que lo más llano que hay son ochocientos metros y el resto todo para arriba o para abajo. Podemos ir a entrenar, a las seis de la tarde o así, y el fin de semana cogemos y ya tiramos.

¿Cuantos días entrenas a la semana?

Normalmente todos. Los entrenamientos, desde el año pasado, me los manda Marcos Peón y me encuetro muy bien con los entrenamientos. Salgo todos los días salvo cuando me pone 'hoy descansas', por ejemplo me mandó descansar el lunes pasado, coincidió que tuve guardia también. Los días que me manda descanso, pueden ser uno, dos como mucho, en quince días.

¿Qué objetivos tenemos?

Ahora el Campeonato de España de carreras en línea de montaña. Y para más adelante el poder seguir manteniéndome sin que las lesiones me hagan parar

¿Te están respetando las lesiones?

Bueno, tengo el aquiles un poco fastidiado, pero eso es fisiológico

El asfalto machaca mucho más, la montaña pueden ser torceduras y cosas de estas...

Sí, esto es de tanto forzar por ahí para arriba...

De darle caña (risas) ¿Eres competitiva?

Sí, me da rabia que digan 'tiene tantos años, va a quedar para atrás'... obligan a uno a que saque el genio (risas)

Tú sales ya con el cuchillo entre los dientes...

No hombre (risas), sabemos hasta dónde podemos llegar, el ritmo que tienes que llevar y, bueno, bastante ando. Después de tantos años aprendes dónde puedes forzar, aquí sí, aquí no.

Has participado ya en la Travesera...

Sí, dos veces, acabé, setenta y pico kilómetros

¿Qué te gusta más, las distancias así tan largas o más cortas?

Yo me encuentro mejor hasta veinte kilómetros, que son rápidas y con desnivel, ahí me encuentro bien. A partir del veinticinco o así bajo un poco, tengo un bajón y después puedo volver a recuperar. Pero con veinte kilómetros son para mi las mejores.

Y pruebas de fuera, ¿sólo cuando hay campeonatos o haces otras?

No, normalmente son los campeonatos, cuando fui con la selección a los campeonatos de España, a pocas fui fuera... pero no las hay tan guapas como las de aquí.

¿Y lo del kilómetro vertical? Yo eso lo veo durísimo...

A mi me gusta, es coger un ritmo desde abajo y mantenerlo, muy explosivo pero muy poco tiempo. Parece que cogees el ritmo, que vas, que vas (qué se te sale el corazón) pero hasta que no paras arriba no se sale (risas)

Y vaya diferencia que hay luego con las carreras como el campeonato de Europa

Sí, es completamente distinto. Es otra federación, el de Europa fue por la federación de atletismo y tiene unas distancias que no puedes pasar, son trece kilómetros, y unos desniveles que no se pueden pasar.

Y el firme no tiene nada que ver, son pistas...

Vamos... un paseo de señoritas (risas)

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!