ENTRENAMIENTO:
VÍCTOR CERVERA NOS EXPLICA QUÉ SE BUSCA CON UNA PRUEBA DE ESFUERZO

Hablamos con Victor Cervera, licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte por la universidad de Valencia, sobre las pruebas de esfuerzo usando como base la realizada en Las Caldas por nuestro presentador, Miguel Collado, como parte del plan de entrenamiento que estamos llevando a cabo con él de cara a la maratón de Copenhague.
Víctor, a parte de saber que todo marcha bien, que es la prueba inicial que hizo Miguel con Lorena Alonso, luego ya sobre la cinta ¿qué es lo que busca la prueba de esfuerzo en tapiz?

A nivel un poco técnico la explicación sería que la idea principal de una prueba de esfuerzo es hacer un chequeo global de los sistemas fisiológicos para comprobar que, efectivamente, ese cuerpo, esa fisiología o esa anatomía está en disposición de realizar actividad física sin ningún tipo de riesgo a cualquier nivel de intensidad. Se van después a testear todo un rango de intensidades crecientes que nos van a ir diciendo, a parte de los ritmos metabólicos o cambios más importantes que se producen efectivamente, si todo responde a unas respuestas fisiológicas completamente normales.
A partir de ahí lo que primero se debería hacer siempre es un reconocimiento médico en estado basal: el electrocardiograma para ver que a nivel del sistema cardiaco todo funciona adecuadamente, la contractabilidad y demás que siga siendo adecuada de base antes de ser estresada o sometida a esfuerzo y, después, una serie complementaria de pruebas que también nos van a ayudar a entender la fisiología de esa persona, llámese una serie de pliegues, la distribución de la composición corporal, por ejemplo, que también nos van a dar información de por dónde tocar las teclas de esa persona a la hora de buscar un rendimiento futuro.

A mí como entrenador, después de hacer el test de esfuerzo ¿qué es lo que me va a aportar? ¿qué es lo que puedo hacer yo con esos datos, esas gráficas y esos umbrales que me marcas?

Básicamente cuando estamos hablando de esas gráficas y esos datos ya estamos pasando a la parte del esfuerzo. Lo que buscamos son incrementos de intensidad para ver los parámetros que vamos controlando; en cada tipo de prueba de esfuerzo se controla uno u otro, pero por ejemplo en nuestro caso tenemos la posibilidad de ir controlando el consumo de gases, el consumo y la producción de los dos gases principales a la hora de valorar ese rendimiento, que serían el oxígeno y el CO2.
Acompañado de eso, también vemos parámetros como la ventilación, la capacidad que tiene la persona tanto de inspirar como de expulsar aire. Cómo se vayan configurando esas curvas de oxígeno y de CO2 nos va diciendo principalmente los umbrales de trabajo; una de las cosas que nos van a indicar es el sustrato energético que está participando prioritariamente a la hora de producir energía.
Está claro que antes del primer umbral aeróbico, es decir, toda la base extensiva, toda la base lipolítica, lo que se supone que estaría si nos estamos imaginando una prueba de esfuerzo o esas gráficas que se están trazando, sería un consumo creciente del oxígeno porque, obviamente, a medida que voy requiriendo más intensidad pues efectivamente esos músculos requieren más oxígeno para ir produciendo energía. Sin embargo, no habría mucha producción de CO2 porque se supone que en esos estadios principales de esfuerzo son las grasas las que están involucradas en esa producción de energía, esas grasas no llevan asociado una producción de CO2 ni de láctico elevadas.
A partir de ese primer umbral, el cuerpo nos estaría diciendo que solamente con las grasas, solamente con la participación de ese mecanismo aeróbico no es capaz de producir la energía por la unidad de tiempo suficiente para abordar la intensidad que le proponemos. Entonces, a partir de un punto, a partir de un pulso, el cuerpo utiliza o entra a funcionar la siguiente vía energética, que sería, si estamos pensando en los dos grandes sustratos, grasas respecto a hidratos de carbono, en ese paso del umbral aeróbico hasta esa zona siguiente mixta empezarían a funcionar también ese mecanismo glucolítico para la producción de energía.

Si lo traducimos al lenguaje de andar por casa, eso que hablamos del umbral aeróbico, digamos que es el punto si tú te pones a un determinado ritmo y vas hasta la extenuación y esa extenuación llega en torno a las tres horas, ese es tu umbral anaeróbico, diciéndolo en términos muy generales. Los esfuerzos de 3 horas o superiores generalmente se hacen dentro de esa primera zona de la que nos estas hablando. De entre 45 minutos y 3 horas sería el siguiente escalón y por debajo de 45 minutos hasta 30 minutos, si la fatiga llega en 30 minutos a una determinada intensidad, sería el último escalón. ¿Podríamos estar pensando entonces en un primer escalón para maratón, un segundo para media maratón y un tercero para 10.000 en el caso de corredores populares?

Pues sí, se podrían asemejar de alguna manera esas zonas que estamos hablando de umbral. Una maratón se podría estar corriendo a las pulsaciones o los ritmos en los que se está dando ese primer paso hacia una contribución de trabajo mixto ¿Por qué? Porque obviamente si estamos hablando de la contribución de las grasas, las grasas en un cuerpo completamente estandar, tenemos energía almacenada en grasas para correr muchísimo tiempo si es que las estructuras, digamos el chasis, nos lo permite.
Sin embargo, una vez nos ponemos encima de ese primer umbral, que sería donde marcaría la participación de esos otros hidratos de carbono, llamados más técnicamente glucógeno, efectivamente ese glucógeno no es tan infinito como podría pensarse en la cuestión de las grasas, por tanto si abuso mucho de esa zona del umbral efectivamente lo que se está produciendo es una participación cada vez mayor de ese glucógeno, de esos hidratos de carbono que efectivamente escasean un poco más.

El problema es que si sales demasiado lanzado, más de los que debes, vas a gastar ya más glucógeno que no deberías haber gastado hasta más adelante ¿no?

Esa sería un poco la idea; ahorrar para los puntos críticos de la carrera, el repecho de turno, el acelerón de turno y demás; estar ahorrando ese mecanismo de producción de energía de alta intensidad y sin embargo estar funcionando con lo que se supone que es más eficiente, que sería ese mecanismo de las grasas.

Entonces la prueba de esfuerzo te puede permitir saber si tienes que ir a unas pulsaciones determinadas en cada zona y no pasarte de esas pulsaciones porque si te pasas es donde te puede llegar el problema.

Efectivamente, la evaluación que hemos hecho en una prueba de esfuerzo al fin y al cabo nos va a determinar dónde están esos puntos de corte, después también influye sobre todo pasar esos datos a un entrenador para que él pueda gestionar ese entrenamiento, gestionar la tolerancia que se tiene a unas cosas u otras.

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!