ENTRENAMIENTO:
LA PREPARACIÓN DE LOS 800 METROS LISOS

En el 800, si lo analizamos, realmente nadie corre la segunda vuelta más rápido que la primera cuando van a hacer carreras por marca. Incluso en las carreras de campeonato, rara vez se da. Lo habitual es que el primer 200 sea muy rápido, sobre todo el segundo 100. Aquí estamos hablando de velocidades muy altas, de hacer 23 segundos en el 200, teniendo en cuenta que los corredores de 200 hacen 20 segundos, y los de 400 pasan en 21 o 22. En el inicio del 800 se corre mucho porque se está pensando en coger la posición, y esa salida de velocidad es algo que hay que tener muy en cuenta a la hora de entrenar.

Hay muchas filosofías al respecto, muchas maneras de llegar al mismo puerto dentro del 800. Se puede optar por volúmenes muy altos, por volúmenes muy bajos, es una prueba que en la que hay que ver muy bien que tipo de atleta se tiene entre manos. Y luego que ese atleta realmente se adapte a la idea que tú tienes. A mi me gusta mucho la forma en la que los franceses desgranan la prueba, porque es muy visual. El primer 200 muy rápido. Luego 400 metros, hasta el 600, en los que se mantiene un ritmo crucero, más o menos. Digamos que si calculásemos el ritmo medio del 800, si haces 2 minutos el ritmo sería de uno minuto la vuelta. Pero, en realidad, para hacer dos minutos, un corredor haría unos 58-59 segundos en la primera vuelta. En el caso del record mundial de 1:40 de Rudisha, hizo un 49 y luego un 51 más o menos. Normalmente, cuando vas a marcas personales se equilibra mucho.

Entonces, ese tramo intermedio es en el que hay que trabajar mucho la eficacia para llegar al último tramo. El último 100 del 800 es uno de los ‘cienes’ más lentos del atletismo, por no decir el más lento de todos. A pesar de que vemos que hay sprint, y gente que pasa a uno o a otro, todos lo que intentan es amortiguar lo más posible esa pérdida de velocidad. Y todo eso se basa en lo anterior. La base del entrenamiento del 800 es correr a ritmo de 800 de la forma más eficiente posible. Ese primer 200 en 23 segundos lo que significa es que hay que hacer el primer 200 a 23-24-25, la marca que corresponda a cada uno. Es un primer 200 a velocidad de velocista corriendo con la zancada de un mediofondista. Pero la base principal es trabajar a esos ritmos y trabajar mucho la amplitud de zancada, la eficacia de esa zancada y que el atleta sea capaz de correr a velocidades muy altas de manera muy eficiente. Hay que ser capaz de distribuir muy bien los esfuerzos.

Para conseguirlo hay que llevar el ritmo específico de la prueba desde el primer día. Por ejemplo, con Hugo García estamos trabajando mucho eso, y creo que es lo que nos ha dado el salto de calidad entre el primer año y el segundo. Empezamos desde el primer día a ritmo de carrera desde 80 metros, y ese entrenamiento hasta el final. Los franceses lo llevan un punto más allá, porque tienen más medios, y trabajan incluso la zancada específica a la que va cada 100. Es decir, si un día hay que hacer dos o tres bloques de diez ‘ochentas’ a ritmo de carrera, recuperando 30-40-50 segundos, dependiendo del momento, esos 80 metros no tienen que ser corridos ‘despendolaos’ sino al ritmo de carrera del atleta en cuestión. La base es correrlos con fluidez, y los franceses lo miden, ponen unas barras en los laterales que miden la zancada, el tiempo de apoyo… y todo eso va a un ordenador.

Por todo esto, aunque el 800 es una prueba en la que parece que el atleta sale a toda velocidad hasta que revienta, cuando se va al entrenamiento es todo lo contrario. Se trata de pulir el más mínimo detalle y que el atleta tenga interiorizados ritmos, cadencias, pasos y cuando llegue el momento de la verdad, que son esos últimos cien metros en los que tiene que tirar con todo, el cuerpo esté lo más fresco posible. Y eso viene de toda esa educación previa que se consigue de hacer el ritmo y de cómo hacerlo. Es decir, 600 metros a toda velocidad pero con el cuerpo gastando lo menos posible. Es un trabajo muy de eficiencia y de repetir. La repetición es la que da la maestría, y en el 800 sobre todo.

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!