MARCA RUNNER ASTURIAS #006
RUNNING Y SOLIDARIDAD: ALEJANDRO CAMPOMANES, LALO SÁNCHEZ Y JOSÉ LUIS LÓPEZ SOMOANO

Las iniciativas solidarias son cada día más numerosas en el mundo del running, En el programa del 8 de febrero de ‘Marca Runner Asturias', hablamos con tres personas muy relacionadas con este tema: Alejandro Campomanes, Lalo Sánchez y José Luis López Somoano.

Alejandro Campomanes, eres el Presidente de la Asociación ‘Déjame tus piernas’, cuéntanos cómo nace y en qué consiste.

‘Déjame tus piernas’ nació hace año y pico. Yo me decidí a correr una carrera con mi hijo, que tiene una parálisis cerebral, y con un grupo de amigos del equipo ‘Xixón runners’ decidimos participar en una carrera. Escogimos la carrera en contra de la ELA, por ser una carrera solidaria, para darle un poco más de visibilidad, y la experiencia fue tan buena que lo que hicimos fue crear una bolsa de corredores y rodadores para ir tirando de ellos cuando organizáramos alguna carrera, asignando a cada persona en silla tres o cuatro corredores, para que se puedan ir haciendo relevos, y empezamos a correr las carreras. La primera fue el 21 de noviembre del 2015.

Y desde entonces estáis viendo que tiene una aceptación total ¿no?

Si, ahora mismo tenemos ciento y algo voluntarios, y cada vez hay más personas en silla de ruedas que quieren correr con nosotros. Para ellos es un cambio el vivir un día diferente. Qué sientan la carrera como la siente la gente que corre, sentirse aplaudidos y arropados por el público para ellos es muy importante.

Tenemos aquí también con nosotros a Lalo Sánchez, que promueve la candidatura a los Premios Princesa de Asturias de José Manuel Roás y su hijo Pablo, y lo vuestro, Alejandro, es un poco lo mismo, lo único que él corre carreras más 'potentes', maratones y demás.

Efectivamente, él se dedicó más a maratones, yo, por mi físico, para maratones no doy (risas) y lo que decidimos fue que más gente participara de ello y poder compartirlo. Además, ahora digamos que está un poco de moda la parte solidaria de las carreras y se está explotando bastante, y nos retroalimentamos de eso, la gente quiere ser solidaria y a los chavales les viene bien el estar arropados por esa gente. Entonces es un beneficio para las dos partes. Una vez que corres empujando a estos chicos o chicas, la experiencia es tal que el 90% de la gente repite y se queda encantada.

Tiene que ser una experiencia increíble…

Si, los que han probado normalmente todos quieren repetir. También es cierto que hay que valer para ello, no vale cualquier persona. Tienes que tener una visión diferente de lo que son las carreras. Aquí no se va ni a hacer tiempos ni mucho menos. Se va a disfrutar y a compartir la felicidad de otra persona.

Ver la cara de felicidad que lleva el que vas empujando ya es suficiente motivo…

Ese es el premio que se llevan los voluntarios. Y los rodadores, porque no nos gusta llamarles discapacitados, los llamamos rodadores, lo que se llevan es el pasar un día diferente y el sentir que se les mira por algo distinto a su condición.

Y a la vez están integrados en la carrera, son uno más

Efectivamente, son un corredor más.

¿Cuántos sois ahora? ¿Tenéis mucha gente con el proyecto?

Si, chavales habrá unos veinte, voluntarios como ciento y algo. Tenemos más voluntarios porque siempre es conveniente tener cuantos más mejor porque nuestra manera de funcionar es que vamos llamando a la gente y en función de si pueden venir a una carrera o no pues vamos tirando del siguiente. No hay ninguna obligatoriedad ni ningún compromiso, así que cuantos más tengamos más posibilidades tenemos de cubrir las plazas.

Todo aquel que quiera participar en el proyecto ¿dónde puede apuntarse?

Simplemente con mandar un mensaje a la página de ‘Déjame tus piernas’ en Facebook nosotros nos ponemos en contacto con él. Para participar como voluntario hay que enviar unos datos muy sencillos: nombre, apellidos, teléfono y dirección de correo electrónico, y luego, cuando hay una carrera, nosotros nos ponemos en contacto con esa persona y le preguntamos si puede participar en esa carrera con nosotros, y dependiendo de la respuesta ya le vamos asignando a un grupo con gente con más experiencia, si es nuevo. Ahora ya empezamos a tener gente más experta con lo que es el tema de la movilidad de las sillas, la atención a los chavales y demás.

Al lado de Alejandro tenemos a Lalo Sánchez, que es profesor y que ha puesto en marcha una propuesta para tratar de conseguir la candidatura de José Manuel Roás Triviño, y su hijo Pablo, de 18 años, que tiene la enfermedad de West, al Premio Princesa de Asturias de los Deportes. Cuéntanos…

Esto es una iniciativa que parte tras ver un vídeo que está colgado en youtube. Los que corremos, muchas veces vemos vídeos de estos de maratones, de runners, carreras y tal. Y este vídeo, que se llama ‘Lo importante es el camino y no la meta’, pues cuando estoy viendo lo que este hombre hace, como llora abrazado al hijo, tanto en la llegada como en el camino se emociona… yo, como padre, como corredor popular y, luego, como docente, me emociono y lo hablo con unos amigos, les digo, estoy convencido de que este hombre se hace acreedor de un reconocimiento y de una visibilidad, ya que ni siquiera era tan mediático como lo está siendo ahora. Entonces, a partir de ahí decidimos arrancar esta iniciativa, a título personal, y mi sorpresa es que, tras la entrevista que me hacen en ‘La Nueva España’, empezamos a recoger una serie de apoyos y de solidaridad de múltiples sitios, de múltiples facetas, de clubes… y me encuentro un poco desbordado pero con el convencimiento de que podemos lograr la nominación de José Manuel y de Pablo. Y el estar aquí al lado de Alejandro, y tener enfrente al compañero con la camiseta de ‘Déjame tus piernas’ pues no hace más que refrendarme que estamos en el buen camino y que merece la pena lo que estamos haciendo. Alejandro podría ser tranquilamente el señor Roás, y según me contaba su historia antes pues es una historia similar de lucha diaria, de convivencia, de silencio, de sacrificio, y que además él ha decidido darle también aquí en Asturias luz al tema y le felicito por esta iniciativa y me gustaría sumarme a ella para empujar y que estos rodadores disfruten.

José Manuel y su hijo son sevillanos, hacen maratones y el primero es en su tierra, en Sevilla, pero ya han conseguido tener apoyos y han conseguido estar el año pasado incluso en el de Nueva York

Si, la Obra Social del Banco de Santander apoya a José Manuel, que es un hombre de una extrema humildad y una tremenda fe, y ante todo el ruido mediático que hay y todo lo que se genera alrededor de él, se encuentra ante la posibilidad de ir a correr la maratón de Nueva York. Y, como muy bien explicaba Alejandro antes, este tipo de gente, este tipo de corredores, dependen más de los niños que de ellos mismos. Evidentemente, los chicos, como muy bien me explicaba, pues no pueden estar expuestos a frío, no pueden estar expuestos a la lluvia, necesitan también unas sillas específicas… y es el Banco de Santander quien le facilita no solamente el dorsal, porque acceder a un dorsal del maratón de Nueva York es dificilísimo, y más complicado incluso, si cabe, con un chico discapacitado. Le facilitan el dorsal, el viaje, la participación… y hay un programa grabado también en el maratón de Nueva York de José Manuel Roás y Pablo, que tuvieron suerte, lo pudieron correr, lo pudieron acabar, y eso no hace más que refrendar la internacionalidad de este hombre, que además espero que no sea el último maratón que corra fuera de nuestras fronteras, y que, haciendo gala de lo que es el propio Premio Princesa de Asturias de los Deportes, se pueda proyectar a nivel internacional y dar visibilidad no solamente a los atletas populares sino además a los padres con hijos discapacitados.

Ellos van a correr la semana que viene en el maratón de Sevilla…

Si, el día 17 de febrero. También están invitados por la maratón de Madrid, le van a dar un premio específico, honorario, y nunca más merecido, en mi opinión.

¡A ver si hay suerte! Será complicado porque en esto de los Premio Princesa de Asturias, a mi particularmente en los del deporte, cuando se lo han dado a Fernando Alonso antes que a Schumacher, o a Sito Pons y no a Ángel Nieto…

Estoy de acuerdo contigo, una de las cuestiones que salían el otro día remarcadas en el artículo de ‘La Nueva España’ era que lo altruista debe de primar por delante de lo mediático, y yo estoy convencido de esto, hay que humanizarlos, hay que acercarlos a la gente y hay que hacerlos mucho más llanos.

Junto a Lalo tenemos a un triatleta, también muy solidario, José Luis López Samoano, que ha puesto en marcha iniciativas como la carrera riosellana contra la ELA, la esclerosis lateral amiotrófica.

Si, yo tuve un amigo aquí hace años, cuando volví a vivir a Asturias, yo vivía en Jaca, y él corría conmigo cuando éramos más jóvenes y tenía esta enfermedad. Decidimos ayudarlo, es verdad que en un primer intento fue tratar de ayudarle a él directamente, porque tenía tres niños y hacía falta ayudarlo con un negocio propio, y él fue el que nos animó a ayudar a la asociación asturiana y ya llevamos cinco años ayudando. Salió la idea de la carrera y la verdad es que salió todo muy bien y ya vamos por la cuarta edición.

A mi me gustaría distinguir que hay muchísimas carreras solidarias pero que en estas carreras todas las cuentas deberían estar muy claras, porque hemos caso en que a veces se le pone la carrera el apellido de solidaria pero además hay que saber a que va destinado, que cantidad de dinero se aporta…

Desde el punto de visto de la que organizo yo, nosotros ponemos en nuestra plataforma de las redes sociales lo que nos cuesta exactamente cada cosa, el dinero que se recauda y lo que se ingresa exactamente. Por dos cosas, primero porque hay empresas que se suben al carro como que apoyan pero realmente no apoyan y, segundo, para que se vea el dinero que ocasiona la carrera y lo que da directamente a esta asociación. Si es verdad que yo defiendo todo tipo de carrera solidaria, porque, al final yo siempre he pensado que esto es una playa y, granito a granito se hace una playa enorme, y creo que es igual de importante una que da dos mil que cinco mil. Pero si es verdad que creo que habría que especificar. Por ejemplo, la carrera contra el cáncer, la de la mujer, que es muy polémica en las redes sociales, porque donan una parte pequeña, pero si es verdad que, aunque donen una parte pequeña es un gran empujón y al final yo creo que eso es lo que hay que ver, siempre el lado positivo. ¿Qué hay gente que se intenta aprovechar de esto y no son claros? Si, pero yo creo que, tarde o temprano, porque como decía antes Alejandro, ahora hay un boom de todo esto, pues con los años quedarán las que tienen que quedar, las que tienen claridad, y las demás yo creo que desaparecerán poco a poco.

Por el tema de la ELA has hecho un montón de cosas, porque eres triatleta.

La verdad es que soy aficionado a todo lo que sea de larga distancia, ya sea nadar, correr por el monte o hacer triatlón. Y la verdad es que desde hace unos años nosotros nos marcábamos un reto. Lo primero para llamar la atención, porque empezamos hará seis años, cuando esto de hacer cosas solidarias no llamaba la atención. Me acuerdo del primer reto que hicimos en Ribadesella, un Ironman que finalizábamos junto a la media maratón del Sella que se celebraba allí, y tuvimos que ir picando puerta por puerta para que dieran dinero, que fueron 930 euros exactamente, y hoy por hoy es más sencillo pero de lo que se trata realmente es de llamar la atención así que cada año hacemos algo más grande. Por ejemplo, el año pasado intenté ser el primero que hacía un ‘ultraman non stop’, sin parar, que eran 36 horas. Tristemente me tuve que retirar en él kilómetro 12 de la carrera, después de nadar 10 kilómetros y hacer 420 en bicicleta. Pero es verdad que la gente ayuda si llamas la atención, no si me pongo a vender camisetas y no doy nada cambio. Y también es verdad que soy de una forma de pensar que creo que lo más grande que podemos dar a los demás es nuestro esfuerzo. Nosotros conseguimos la visibilidad así y la verdad es que nos va bastante bien.

DEJA TU COMENTARIO:

¡COMPARTE!